Loading....

March & April News. MPA moves forward.

2017 begins with a new format of concerts named EAPP (Artistic Encounters for the Kids). While a narrator tells a story, a text is interlaced with music. At the end of the story, the small patients are invited to play violins (small size, designed for the learning of children) and to share with the participating musicians. This structure and concerts “debuted” in December 2016 in a Children’s Home of Lanús, In March we visited the Pediatrics section of the Penna Hospital of CABA.

“Self-managed concerts” involve professional musical ensembles that perform chamber music and non-symphonic instruments. The concert was held in HSER (Home for Specialists in Recovery), located in the Barrio de Agronomía, where the “En Crescendo” guitars quartet was presented, eliminating patients from the Home with Spanish songs and compositions by Astor Piazzolla, among others.

The international subsidiaries continue their musical activity and solidarity. In February the 16th concert of Music for the Soul Naples, Italy, was given at the Pausillipon Children’s Cancer Hospital. In the Spanish Hospital of Montevideo, the subsidiary Uruguay held the first concert of its third consecutive year of activities. And the Regional Hospital of Concepción, in Chile, will be the chosen place to begin the annual activities in the country beyond The Andes mountains.

With the desire to continue adding musicians and incorporate landscapes to the network, MPA will make a tour of Bolivia during the month of April. He will visit the cities of La Paz (Aliaga Uria Child Hospital), Santa Cruz (Mario Ortiz Suárez Children’s Hospital) and Cochabamba (Albina Patiño Children’s Hospital).

Música Para el Alma premiada por CILSA

14067782_1476507065708490_7238313642465781800_o

La madre de Eugenia Rubio, fundadora de MPA, recibe de María Areces el premio C.I.L.S.A a la iniciativa musical solidaria. El reconocimiento fue entregado el martes 23 de agosto a las 18 horas en el Plaza Hotel Buenos Aires, CABA.

La Organización No Gubernamental por la Inclusión entregó los Premios CILSA al Compromiso Social a figuras del ambiente artístico, cultural, deportivo y periodístico que ayudan desinteresadamente a ONG’s, fundaciones e instituciones sin fines de lucro.

En este marco, Música para el Alma recibió el Premio a la Iniciativa Solidaria Musical. Música para el Alma fue definido en esta institución como un “proyecto solidario para llevar música a hospitales, escuelas de educación especial, geriátricos e instituciones de bien público y acompañar a personas que atraviesan situaciones difíciles”.

Por octavo año consecutivo CILSA, la Organización No Gubernamental que el 14 de mayo último cumplió 50 años de vida, entregó los Premios CILSA al Compromiso Social a personalidades del ambiente artístico, cultural, deportivo y periodístico quienes, con pequeñas y grandes acciones, ayudan de forma desinteresada a otras ONG’s, fundaciones e instituciones sin fines de lucro que luchan por un mundo mejor.

La apertura musical de la gala que desde hace ocho años consecutivos celebra la solidaridad estuvo a cargo de Música para el Alma, un grupo de músicos de orquestas sinfónicas y coros que acercan su trabajo a hospitales, escuelas de educación especial y geriátricos para acompañar a personas que atraviesan situaciones difíciles.

Las estatuillas de los Premios CILSA al Compromiso Social (declarados de Interés Cultural por el Honorable Senado de la Nación en 2011 por iniciativa del entonces senador Eugenio Artaza) son obra de la reconocida artista plástica Nora Iniesta; mientras que la escultura del Premio Juan Leonardo Vega al Modelo de Vida Comprometida estuvo intervenida por Antonella Seemán, integrante de la Asociación de Pintores con la Boca y el Pie de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Durante la ceremonia se entregaron distintos reconocimientos: los Premios a la Trayectoria Solidaria, cuyas estatuillas fueron para el ex tenista Guillermo Vilas, la cantante Sandra Mihanovich y el humorista Miguel Ángel Rodríguez; el Premio al Compromiso Social Internacional, recibido por el actor Benjamín Vicuña; la Distinción de Honor Ciudadana Solidaria Comprometida a la conductora y actriz Mirtha Legrand, quien recibió un medallón institucional hecho por el orfebre Fabián Ortega en el que se aprecian niños entrelazados que simbolizan la paz, la unión y la inclusión; el Premio al Programa de Televisión Comprometido para “Sí solo sí” (www.sisolosi.tv); el Premio a la Iniciativa Deportiva Cultural para el libro de cuentos de fútbol “Pelota de Papel”; el Premio a la Iniciativa Solidaria Musical para el proyecto solidario “Música para el Alma”; el Premio a la Iniciativa Solidaria Joven para el inventor e innovador Gino Tubaro; y el Premio a la Iniciativa Deportiva Social para Fundación River con Javier Saviola y su colaborador Leonardo Ponzio, ambos reconocidos futbolistas en Argentina y el exterior.

Por su parte, los Premios al Compromiso Social fueron otorgados a la cantante Mariana “Lali” Espósito, madrina de la Fundación entrerriana “Dono x Vos”; al actor Sebastián Estevanez, padrino de la Asociación Civil DISFAM (Dislexia y Familia) Argentina; a la abogada Vanesa de Franceschi de Noble Herrera, madrina del Hospital de Rehabilitación Respiratoria María Ferrer; a la escritora y traductora María Kodama, presidenta de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges; a la diseñadora María Cher, mentora de la Fundación Paz por la No Violencia Familiar junto con su madre Liliana Crigna; y a los hermanos conductores de televisión Eugenio y Sebastián Weinbaum, padrinos del Área de Oncohematología del Hospital Materno Infantil de Mar del Plata.

El Premio Juan Leonardo Vega al Modelo de Vida Comprometida (creado en honor al fundador de CILSA) lo obtuvo el médico y fundador de Red Solidaria, Juan Carr, quien participó en innumerables campañas, emergencias sanitarias y movimientos sociales en Argentina en los últimos 20 años.

En esta octava edición de los Premios al Compromiso Social se entregaron menciones especiales a los hermanos Nara y Franco Cudutti de Pampa del Indio, provincia de Chaco, quienes con su fortaleza y voluntad se convirtieron en verdaderos ejemplos de superación personal; al grupo asegurador La Segunda por colaborar con el Programa de Becas de Educación Superior de CILSA y ser sponsor desde el año 2010 de los Premios al Compromiso Social; y al Correo Argentino por haber lanzado una marca postal con motivo del 50° aniversario de CILSA este año.

Durante la ceremonia también se distinguió a la joven marplatense Luisina Pitrantuono, ganadora de la tercera edición del Premio Impulsar, un galardón anual con el que CILSA y la firma de indumentaria MuaA! reconocen a jóvenes argentinos que, con su iniciativa personal solidaria, son ejemplos de inspiración para el resto de la sociedad.

CILSA reunió al Tercer Sector junto a personalidades, como agradecimiento por dedicar su tiempo y esfuerzo, prestando su reconocida imagen, para hacer más visible el trabajo sostenido de innumerables organizaciones que en nuestro país trabajan por el bien común.

Fuente: www.cilsa.org

Luca, drummer Children’s Hospital of La Plata

This is Luca, hospitalized for several days in the Children’s Hospital of La Plata. His dream was to return to play drums. A request was placed by social networks and the next day the battery was with him.

The next day Luca gave  a concert to everyone in the Hospital. He joined to a  presentation of Música para el Alma in a Hospital in La Plata. Luca was a musician more.  He gave us love, faith, strength, will… From the main entrance of the hospital cymbals and drums blaring felt. Sometimes he had to stop because he felt dizzy, his father laid him in his bed…

When he recovered energy he rushed back to the battery.

Thanks to all who made this dream of Luca possible.

A miracle for Lorenzo. August, 2014

One of the many stories we met in the project “Música para el alma”. Valeria is the mother of Lorenzo, a child with epilepsy. She told us about the therapeutic effects of so-called Mozart effect, which helps reduce attacks in people with the disease. In particular, the K448 sonata Mozart is the most appropriate.

A few months later we learned that Martha Argerich and Daniel Barenboim would play the same sonata at the Teatro Colón. These artists agreed to Lorenzo and his mom witness the rehearsal that afternoon at the theatre. Martha Argerich ‘s manager, Alan, after receiving the mail with our request commented: ” What a coincidence, today was telling Martha about the therapeutic effects of this sonata for two pianos in patients with epilepsy, something she did not know. “

A beautiful connection could achieve. One more and very special.

Days after we received this message from Valeria:

“Thank you very much to Música para el alma” who could get those giants for my Lorenzo could hear the sonata.

The whole experience was beautiful, since we arrived we were greeted well. We were ushered lovingly by the mazes of the theater, they opened us a box for comfort.

As soon as the rehearsal began with the K448 and Lorenzo  recognized it, he began to move his right little leg like crazy, which is what always makes when he is happy and excited.

Needless to say that the interpretation was a luxury. We were all astonished.

Thank you very much to those in the theatre who moved the threads of the organization.

And of course thank you very much to Barenboim and Argerich for their great generosity.”

Valeria Hadad, mother of Lorenzo

María Flora

…la señora bailaba hoy en el concierto mientras los músicos tocaban. Se angustió con la música de la Lista de Schindler y se fue a llorar al baño… ¡Sí! se fue a llorar al baño, y cuando entró se miró al espejo y salió diciendo: ¡”Estoy muy fea”! y lloraba desconsolada, pobrecita. Después retomó el baile, y cuando Fermín (Prieto, tenor) cantó O sole mio la superó la emoción y se cayó al piso como desmayada. Después me decía llorando: “No sé que hacer con tanta felicidad”. No se cayó desmayada, se dejó caer… de felicidad.Laura Rizzo, soprano de MPA - Hospital Neuropsiquiátrico Braulio A. Moyano, CABA, marzo 2013

Del Hospital Moyano nos informan sobre ella: la señora se llama María Flora, tiene 70 años. Siempre va a la radio (Desate, de las internas del Moyano) a cantar y a leer sus poesías… A veces, aunque la locura arrasa pensamientos, sentimientos, deseos… A veces, con la poesía no puede…
Video de María Flora bailando:

With Patch Adams in the Garrahan Hospital for children.

Warm Saturday afternoon. Garrahan Hospital. A group of ordinary people is approaching the place. Upon arrival, they take some hats, clown noses, wigs. Other timidly take instruments. At first it is somewhat messy, nobody knows what to do or where to go. They manage to organize a little, and start playing the Alleluia and the magic begins.

Some children and parents begin to look out astonished from the doors of their rooms. There are smiles, tears  and slowly, musicians and clowns melt together in perfect connection. Linked, they are entering each room, touching every heart. In the middle of the famous Patch Adams is one more. Enjoys the music and make people laugh as well as patients and physicians.

Inside each room, children and parents enjoy beautiful melodies and for a while they forget about their pains (both body and soul) and are happy! And in every human contact miracles occur, incredible connections, everything is love and joy. And so that Saturday will be unforgettable for many hospitalized children and their families. And those ordinary people who with so much love, joy and dedication were to deliver his talent undoubtedly stroked many hearts and made this world a better place.

Francisca Bressanelli - MPA, Garrahan Hospital, CABA, November, 2014

Un puente

Había quedado en pasar a buscar a Guille – nuestro 2° oboe – a la una por la casa. Lo acomodé en la única plaza libre que me queda, ya que las otras dos las ocupa el contrabajo, y salimos a encontrarnos con la ruta 88 bajo el brillante sol del mediodía (…), era el primer concierto que nos proponíamos en el marco de “Música para el alma”. La idea surgió de Daniel, uno de nuestros trombones, que dicta una materia en un plan para terminar el secundario dentro del Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur (INAREPS). A este lugar concurren –y algunos están internados– todo tipo de personas con discapacidades físicas y/o psíquicas, para trabajar guiadas por rehabilitadores, con el fin de lograr la mejor calidad de vida posible. (…)

A todas luces comprendimos que sería imposible probar alguna cosa antes de empezar. Así que sin más vueltas nos pusimos los sombreritos, y le hicimos un guiño al abnegado encargado de la puerta, que de cualquier manera ya estaba siendo desbordado por un tropel de muletas y sillas de ruedas, mezcladas con risas y comentarios altisonantes. Comenzamos con la “Pequeña serenata nocturna” de Mozart, con una respuesta muy calurosa.

A todo esto, yo esperaba ver una señora conocida (Graciela), que trabaja en el INAREPS haciendo rehabilitación, que me había asegurado que iba a estar con alguno de sus pacientes. Pero por más que recorría el recinto con la vista, que a esta altura estaba atiborrado, con las puertas abiertas y mucha gente en la galería exterior, no lograba verla. Evidentemente no estaba. (…)

Se tocaron otras cosas que mi memoria las esconde tras la fuerza del encuentro. Cuando el concierto estaba llegando a su climax, veo que la gente de la puerta se abre y aparece Graciela empujando una cama. ¡Sí!, ¡una cama de hospital!, de esas con ruedas que hay en las habitaciones. (…)

En la cama había una chica muy joven (no podría precisar la edad, pero sí que se llamaba Luján), con la mirada perdida en el techo. Como pudimos, con esas cosas que se agolpan en la garganta y esas otras que cuelgan de los ojos, seguimos tocando. (…)

Entonces vimos algo que ninguno de nosotros va a olvidar. En pocos minutos la música fue dirigiendo y cambiando esa mirada hasta desembocar en una sonrisa radiante de disfrute y agradecimiento. Graciela se acercaba a cada rato y la acariciaba. Poco antes de que termine el concierto se llevó a otra Luján en la misma cama. (…)

Salimos a la explanada con Guille. El sol entibiaba el aire de la siesta. Subimos el bajo y entramos al auto. Sentí que no tenía ningún apuro. Y me atravesó una certeza: que no había que ir lejos para llegar a algún lado.Sergio Gugliotta, Música para el alma, Mar del plata, diciembre de 2013

Back To Top