Loading....

Música para el alma en Italia y el musicaltruísmo

Se viene el primer concierto de música para el alma en Europa, el 28 de mayo, en el hospital oncológico infantil de Nápoles. Gracias a Salvatore Caputo, organizador, y a Sergio Valentino por las maravillosas palabras que definen nuestro proyecto como musicaltruismo. Gracias también a los músicos napolitanos que se unen en esta red de conciertos solidarios que parece no tener fronteras. El mensaje de Maria Eugenia Rubio se multiplica y lleva su mensaje de paz y amor a través de la música a quienes mas lo necesitan y en el lugar donde se encuentran.

 

Musicaltruísmo, una nueva palabra que nos llega de Italia

Las palabras que siguen son de Salvatore Caputo, músico Napolitano.

Musicaltruísmo, éste es el neologismo que nos debe distinguir, el sentido que se esconde detrás de nuestro proyecto: donar música, el único arte que sabe hablar al corazón hasta de los que ya no pueden ver, y que puede reencender la esperanza en quien se le ha apagado, en quien no tiene más fuerzas, en quien sólo se siente un peso para sus semejantes… Porque la música es capaz de liberar el espíritu de los límites del cuerpo, y permite a quien sea de sentirse ligero, y ser uno con todos, como las notas de un pentagrama, que pueden componer una sinfonía sólo si están juntas y unidas.
Y si alguno no puede ayudarnos físicamente, que no se sienta impotente, porque representará las pausas de aquella partitura maravillosa que es la vida, y las pausas, a veces, pueden ser más importantes que las notas, porque otorgan el sentido de la espera y también de la reflexión por aquello que se escucha (y para quien escucha). Si sabemos abrir el corazón y escuchar las palabras de quien no tiene más nada que decir, entonces nuestro objetivo habrá sido alcanzado, y nuestro firmamento musical será una constelación de las sonrisas de quienes, finalmente, por lo menos por un momento, podrán olvidar sus miserias y alzar el vuelo junto a las notas, para liberarse con nosotros allá dónde sólo el ojo de Dios podrá hacernos sentir a todos igualmente importantes.
Musicaltruismo. Questo è il neologismo che deve contraddistinguerci, il senso che si nasconde dietro il nostro progetto: donare musica, la sola arte che sa parlare ai cuori anche di chi non ha più la vista e che può riaccendere la speranza in chi si è spento, in chi non ha più forze, in chi si sente solo un peso … Perché la musica è capace di liberare lo spirito dai vincoli del corpo, e permette a chiunque di sentirsi leggero, e uno con tutti, come le note di un pentagramma che possono comporre una sinfonia solo se si uniscono insieme.
E se qualcuno non può aiutarci fisicamente, non si senta impotente, perché rappresenterà le pause di quella partitura meravigliosa che è la vita, e le pause, a volte, possono essere più importanti delle note, perché danno il senso dell’attesa e anche della riflessione per ciò che si ascolta (e per chi ci ascolta). Se sapremo aprire il cuore, e ascoltare le parole di chi non ha più nulla da dire, allora il nostro obiettivo sarà stato raggiunto, e il nostro firmamento musicale sarà costellato dai sorrisi di chi, finalmente, almeno per qualche attimo, potrà dimenticare le sue miserie, e spiccare il volo insieme alle note, per librarsi con noi dove solo la pupilla di Dio potrà farci sentire tutti egualmente importanti!

Publicado por un músico napolitano Sergio Valentino. del grupo Música para el Alma, Nápoles.

http://www.uecap.it/?testimonial=il-musicaltrismo-altruismo-in-musica-con-il-movimento-musica-para-el-alma

 


MUSICA PARA EL ALMA – Nápoles:

Musicaltruismo para quién siente la necesidad de volar

Quiénes somos: el proyecto se basa en profesionales voluntarios, y tiene origen sudamericano, de hecho nace en Argentina por iniciativa de Maria Eugenia Rubio, y se desarrolla bajo la guía del Maestro Jorge Andrés Bergero, quien ha estimulado su “proliferación” en muchas ciudades. Nuestro destacamento es el primero en ciernes a nivel europeo, por iniciativa del Maestro Salvatore Caputo, director del coro del Teatro di San Carlo, quien vivió en Argentina durante muchos años como director del Coro Estable en el Teatro Colón de Buenos Aires.

Nuestros objetivos: la idea es ofrecer nuestra profesionalidad y ponerla al servicio de las personas de cualquier edad, recluidas en instalaciones hospitalarias y por este motivo necesitadas de estímulos positivos y distracciones que pueden hacer su estancia más alegre y menos tediosa al menos por algunas horas, con beneficios aun a nivel terapéutico.

Para quién: el tiempo y la disponibilidad, como por otra parte el compromiso, son ofrecidos gratuitamente y, según la disponibilidad de espacio y tiempo, a todas aquellas instalaciones, hospitales y salas en el breve o largo plazo, que deseen darnos la oportunidad de alegrar el espíritu de sus pacientes. No se requiere nada, solo compartir un momento que también pueda servir a los músicos, para agradables experiencias mutuas, en despecho de la monotonía y la melancolía que suelen acompañar las hospitalizaciones y atenciones sistemáticas

Por qué: cada profesional del espectáculo sabe que el mejor momento de su propia experiencia es aquél en que logra que el público consiga distraerse de sus problemas y ansiedades que agitan sus ánimos, viviendo instantes despreocupados compartiendo emociones y sensaciones que sólo la música sabe provocar: cuando se obtiene ese objetivo, la misión del artista esta plenamente lograda, y se puede decir que la satisfacción es realmente completa. No se ejecuta la música sólo para uno mismo y aquellos que viven para la música y por la música lo saben: el verdadero y único interlocutor es el que disfruta del arte, y esto es lo que pertenece al compromiso moral y físico del artista: conmover y vivificar a quien lo escucha. No existe alegría mayor para quien opera en el mundo del arte y del espectáculo que obtener estos resultados, y si esto se ofrece gratuitamente y sin intereses económicos, la satisfacción, siendo emotiva, ¡será inmensa!

En resumen: nuestra disponibilidad en este sentido es completa: ya sean niños, adultos, ancianos enfermos, o tal vez imposibilitados de abandonar el lugar donde deben quedarse costreñidos por su impedimento, nuestro compromiso es éste: donar de corazón aquello que con el corazón hacemos cada día, es decir, la música. No existe límite a la generosidad, y nuestro compromiso se llama Musicaltruísmo, o sea , donar al espíritu un par de alas para liberar el corazón de las angustias del cuerpo y de la mente, y olvidar, al menos por unos momentos, los sufrimientos y los dolores que nos impiden volar hacia lo alto y reencontrar la sonrisa.

Back To Top